Y después del apagagón ¿Qué? Zapeatv
Una semana después del adiós a Xplora, laSexta3, Nitro, Siete y Nueve, el sector afronta una posible nueva sentencia que obligaría a cerrar 8 cadenas, por el mismo motivo. Analizamos el escenario que se abriría y las opciones que tiene el Gobierno

Que el desarrollo tecnológico y televisivo acabarán siendo programas y plataformas online como ZapeaTv es un hecho. Pero cada vez se consolida más esta opción después de lo acontecido con el apagón de la TDT.

Cuando todavía muchos seguimos lamentando el cierre de nueve canales TDT,  que se fueron a negro hace solo una semana, una nueva amenaza de apagón si cierne sobre el sector.

España se quedará prácticamente sin TDT a nivel nacional si el Gobierno no mueve ficha antes de que el Tribunal Supremo emita sentencia sobre una segunda demanda pendiente que exige de cierre de otros 8 canales.

Desaparecerían Neox y Nova, FDF y Divinity, entre otras cadenas

¿cómo quedaría el mapa televisivo?, si prosperase esa demanda que pide la desaparición de 9 canales.

Una segunda sentencia negativa del Supremo podría obligar al cierre de Neox y Nova (del grupo Atresmedia); de Factoría de Ficción, Divinity, Energy y Boing (de Mediaset); de un canal de Unidad Editorial (Discovery o 13TV) y de una cadena de Vocento, alquilada en estos momentos a Viacom (Disney o Paramount)

El secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo-Sotelo, admite que el Ministerio de Industria tiene otra “patata caliente” en lo que se refiere a las licencias de la TDT dadas después de 2005, ya que la Administración cometió, en otros 8 casos demandados, el mismo error administrativo que obligó a cerrar 9 cadenas el pasado 6 de mayo.

Atresmedia y Mediaset en el desierto televisivo

Esta sentencia, si se llega a producir, tendrá previsiblemente el mismo razonamiento jurídico que la anterior y golpeará con fuerza, de nuevo, los intereses de los dos grandes grupos privados, Atresmedia y Mediaset, los más afectados también por el último “apagón”.

Víctor Calvo-Sotelo apela a que intentarán encontrar una solución “con seguridad jurídica” (la que no han tenido ahora los receptores de las concesiones), lo que obligaría a redefinir el mapa de la TDT.

Este nuevo mapa pasa por la convocatoria de un nuevo concurso que repartiría el espacio radioeléctrico libre tras el dividendo digital, un plan que no se conoce en la actualidad y que se conocerá antes del verano.

Esta situación genera una gran desconfianza porque altos cargos del Gobierno ya señalaron en su momento “que habrá concurso si hay espectro”.

De momento, el cierre de canales favorece a la televisión de pago, que ve reforzada su capacidad de venta de suscripciones tras la cancelación de una parte de la oferta de contenido gratuito.

El Tribunal Supremo y el Gobierno tienen la última palabra

La sentencia de esta nueva demanda que pide el cierre de 8 canales está pendiente de resolución por parte del Tribunal Supremo.

Desde el Gobierno se asegura que el plazo que queda hasta que se pronuncie el alto tribunal puede ser de un año y medio, que es lo que tardó en resolverse la última sentencia que ha provocado el apagón)

Todas las partes implicadas creen que esta vez la sangre no llegará al río, porque el desastre que se produciría, para la industria, para el sector publicitario, para los puestos de trabajo y para los grupos mediáticos sería impresionante.

Actuar o dejar que las cosas pasen

Así las cosas, el Gobierno tiene dos opciones:

1) Seguir con la pasividad que ha demostrado hasta ahora, dejando que las cosas se precipiten sin actuar y esperar a que se pronuncie el Tribunal Supremo. Si el Supremo, como es previsible, falla que deben cerrarse otros 8 canales, el Gobierno tendrá un problema considerable. Si obliga a la ejecución de la sentencia, desaparecen 8 cadenas de televisión más y precipitan al sector audiovisual a una crisis de consecuencias imprevisibles. Si, por el contrario no ejecuta la sentencia, sería incoherente con la postura que ha mantenido hasta ahora. La opinión pública, con toda la razón, podría preguntarse, ¿por qué no salvó las primeras 9 licencias condenadas y salva ahora estas 8?

2) El Ejecutivo se puede adelantar a la previsible sentencia del Tribunal Supremo, llegando a un acuerdo con los operadores, o legislando de manera (decreto ley, disposición legislativa, etc…) que blinde una posible resolución negativa. Esta es la petición formal que ha hecho al Gobierno la patronal privada de las televisiones, UTECA, que quiere evitar otro “apagón”. (ver este link: ). Sobre todo considerando que se avecina el reparto de espacio radioeléctrico para las telecomunicaciones, el dividendo digital, que lo condiciona todo.

¿Qué cadenas quedarían tras el cierre de otros 8 canales de TDT?

El resultado final de tanto error administrativo y disparate jurídico es que de los 24 canales de TDT que emitían el pasado 5 de mayo sobrevivirían 7. En la actualidad hay 15 en el aire, que quedarían reducidos a menos de la mitad en caso de que el Tribunal Supremo siga el mismo razonamiento jurídico que le ha llevado a cerrar las primeras 9 TDT.

Estos serían los canales supervivientes:

Antena 3
laSexta
Gol T
Telecinco
Cuatro
1 de Unidad Editorial (Discovery o 13 TV)
1 de Vocento (Disney o Paramount)

Gol T perviviría tras una posible sentencia desfavorable porque en su día laSexta obtuvo dos licencias en un concurso que no está cuestionado y que se atribuyeron al primer canal del grupo (laSexta) y a GolT (que se decidió llevarlo a pago).

De momento, la obligada primera resintonización de los receptores de televisión españoles se hará tras las vacaciones de verano, después del Mundial de Fútbol de Brasil, y antes de que comience, a mediados de septiembre de 2014, la nueva temporada televisiva.

Resintonizar la tele costará 20 por vivienda

Los cambios en el ecosistema de los canales de TDT en España no saldrán gratis a los usuarios. Bien al contrario, y a excepción de los que ocupan viviendas unifamiliares, deberán abonar de media unos 20 euros para que les resintonicen la antena colectiva; aunque en algunos casos se alcanzarán los 200 euros, según informa La Vanguardia.

Algunas fuentes creen que los españoles pagarán más de 500 millones de euros para poder readaptarse al cambio generado por el cierre de nueve canales de TDT. Además, el nuevo cambio de frecuencias de los canales de televisión de ámbito estatal y autonómico debe realizarse antes del 1 de enero del 2015. El coste de readaptar las antenas comunitarias al nuevo mapa ha sido calculado por la Federación de Instaladores de telecomunicaciones (Fenitel). Su gerente, Miguel Ángel García Argüelles, valora que este coste se corresponde con un edificio formado por 20 viviendas y que esta transición de frecuencias ­el denominado dividendo digital, necesario para desarrollar el 4G­ debe producirse al unísono. En España hay 1,3 millones de edificios con tres o más viviendas. Varias asociaciones de consumidores critican el coste que supondrá para los usuarios.

Fuente Vertele

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Campos marcados con * son obligatorios

*

(Spamcheck Enabled)